En Pelequén, la almazara Westfalia, posee una capacidad de proceso de 50 toneladas/día; lo que asegura
un inmediato procesamiento de la fruta luego de su cosecha, conservando todas sus cualidades, y originando un
aceite extra virgen de oliva con su máximo potencial de calidad.

Además, contamos con una planta envasadora automática, con una capacidad para envasar 1.100 litros por hora; una bodega con estanques de acero inoxidable en atmósfera controlada –con 900 mil litros de capacidad de almacenaje-; un moderno laboratorio de análisis de grasas, para controlar de manera constante los procesos vinculados a la producción del aceite y una óptima calidad del aceite producido; bodegas de almacenaje de producto terminado, y oficinas.

A partir de 2009, se ha instaurado un sistema informático que permite mantener la trazabilidad requerida en la producción de un alimento como el aceite de oliva extra virgen.

Todo esto se suma a un equipo humano altamente calificado, con experiencia y preparación.